fbpx

Blog

¿Qué RRSS son adecuadas para mi empresa?

La digitalización posibilita que la comunicación sea más bidireccional que nunca y las empresas puedan, no solo llegar a sus públicos de una forma más directa, sino obtener un feedback constante que facilita información más que valiosa sobre los productos y servicios que ofrecen.

Visto así, podría parecer que contar con el mayor número de redes sociales sea la mejor estrategia. Sin embargo, lo primero que hay que tener en cuenta son los objetivos. Por ejemplo, las redes sociales se pueden utilizar para generar vínculos con los públicos, dar difusión a la actividad empresarial, encontrar nuevas posibilidades de negocio, potenciar la comunicación interna o incluso como una herramienta de atención al cliente. Pero no todas las redes sociales son igual de eficaces para cada uno de ellos. 

En segundo lugar, tenemos que tener siempre presente a quién nos vamos a dirigir, nuestro público objetivo. Si nuestro público está muy diversificado podríamos necesitar distintas redes sociales, o al menos las más habituales, para alcanzarlo. En otras ocasiones, si queremos llegar a nichos de mercado, públicos muy segmentados o profesionales, tendremos que recurrir a redes sociales específicas. 

Hay que tener en cuenta igualmente los contenidos. Van a depender de nuestros objetivos, de la actividad empresarial y de los públicos. Por ejemplo, para mostrar un showroom podemos crear contenido audiovisual y difundirlo en redes sociales como Instagram o Facebook, Youtube…, generar un contenido visual artístico y colgarlo en un portal como Pinterest o, si queremos potenciar inmediatez, frescura e interacción, difundir contenido en directo en las plataformas que lo permiten. 

Por último, los recursos disponibles deben estar presentes en todo momento en el planteamiento de nuestra estrategia. Recursos entendidos tanto a nivel económico como humano, ya que las redes demandan una presencia constante y activa, lo que se traduce en un equipo dedicado en exclusiva y un material fotográfico y/o audiovisual abundante para mantener la calidad y frecuencia de publicaciones que mensualmente son necesarias.

Por todo ello, aunque la gestión de las redes sociales de una empresa pueda parecer una tarea fácilmente asumible, para llevar a cabo una gestión efectiva y profesional hay que desarrollar un social media plan, llevar a cabo una redacción correcta y de tono adecuado, producir constantemente contenido de calidad y responder adecuadamente y con la celeridad que demanda el medio.